Cerrando etapas en tiempo de pandemia

0
152

Mi nombre es Julieta Cucco (23 años) actualmente me encuentro con mis estudios finalizados (Profesorado en Artes Visuales. Escuela Superior de Bellas Artes Emiliano Gómez Clara) en uno de los años más complicados que nos ha tocado vivir como sociedad moderna.

Tras tres años de carrera y cursado normal y rutinario; el año 2020 inició su ciclo con un cambio radical. La pandemia mundial a raíz del COVID-19 no solo desestabilizó economías y naciones sino a toda la sociedad en general. Niños y adultos se vieron fuertemente afectados por las distintas medidas que se tomaron a los largo de este año y medio.

Particularmente desde mi caso, tanto el año 2020 como el 2021, serían años determinantes a la hora de cerrar una etapa tan importante como lo es una carrera superior o universitaria. El anhelo de la recibida, al finalizar, el poder festejar de una manera tan específica por la cual se nos caracteriza a los argentinos, no pudo desarrollarse de tal manera debido a la situación que todos conocemos hoy en día.

Más allá de eso, aggiornarse a un último año completamente virtual fue todo un desafío y más aún una carrera que demanda constantemente la práctica, tanto la práctica docente como la producción artística. Correr con los tiempos, los cambios que suceden de una semana para la otra. Pensar todo un proyecto final para poder darle un cierre correcto a una carrera de 4 años cuando las incertidumbres cambian en solo horas, se volvió algo mucho más complejo que un desafío.

Aun así y hablando particularmente desde mi caso y perspectiva personal, los retos impuestos por más difíciles que sean ayudan a la superación constante, a la búsqueda de respuestas, resultados y sobre todo herramientas para poder afrontar las distintas dificultades.

Logré concretar el final de mi carrera con mi trabajo de producción artística, que hasta la fecha se encuentra disponible en exposición en la Usina Cultural de Villa María, con todos sus contratiempos y la fase uno que vuelve a nosotros como vuelve el invierno todo los años.

Tratar de cerrar etapas es todo un acontecimiento, no solo en la vida adulta, desde la niñez hasta la adultez pasamos por momentos importantes los cuales merecen un cierre que nos otorgue un nuevo inicio, nos permita plantear nuevas metas para poder crecer como personas y como sociedad en general.

Claramente nos encontramos fuera de nuestra cotidianeidad y pasamos a formar parte de una nueva normativa, un nuevo modo de ver la vida pese a toda la negatividad que nos azota como ciudadanos.

Pese a todo lo vivido en estos años, la importancia de la superación es lo que determina nuestra fortaleza, tener momentos de debilidad para aprender de ellos es parte de lo que significa ser un estudiante, un docente, un padre o sobre todo un ser humano.

Concluir con una etapa tan importante de manera tan diferente a lo pensado nos hace recordar que no todo es igual, nos encontramos en constante cambio como sociedad, como personas y como individuo; las certezas cada día se modifican y cambian su forma, luego de este último tiempo nada volverá a ser exactamente igual a como era antes. Pero ahí es donde está la importancia de poder crecer incluso cuando todo parece estar a punto de derrumbarse.

Atentamente una estudiante más, de los millones de estudiantes argentinos que pese a toda la situación logró concluir su carrera, armar un proyecto final y poder seguir adelante pese a toda la situación actual.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here