Día del Estudiante Solidario

212

El funcionario municipal se acerca, con su reflexión, a este día tan caro para los argentinos. Una tragedia convertida en un grito: mayor conciencia vial y compromiso comunitario.

Escribe: Prof. Rafael Sachetto (Secretario de Educación, Cultura y Promoción de la Ciencia)

La educación en una comunidad que asume múltiples formas, como múltiple es la diversidad que la enriquece. Hay recorridos educativos que abordan desde las cuestiones más teóricas hasta las realidades más prácticas y es en esos recorridos donde lo/as estudiantes transitan distintas experiencias, motivados por intereses particulares orientados a vincularse con esa diversidad y riqueza comunitaria, pero que a poco de andar, los intereses particulares dan lugar a una experiencia común.

Entre esas formas de vincularse y transitar la educación, los estudiantes encuentran  la solidaridad como una manera de ser próximos a realidades que de ordinario no forman parte de sus días.

Hay un acto de generosidad por parte de ello/as, que los mueve a salir de su ámbito de comodidad y dirigir su energía a valores que los trascienden.

El “Estudiante Solidario” es una invitación permanente a revisar las cosas en las que ponemos el foco, es una forma de interpelación social que cuestiona e incomoda a quienes miran la realidad como espectadores de una escena; pero también tiene una fuerza generadora de empatía para otras personas que ven en ello acciones a imitar.

Conmemorar esta fecha es celebrar la posibilidad de hacer algo por otros. Mucho/as estudiantes en la ciudad hacen de este día una realidad diaria. La tragedia vial sufrida por estudiantes del Colegio Ecos en el año 2006, en cuyo honor conmemoramos este día, nos recuerda la vocación de tantos niños y niñas estudiantes que crecen en conciencia vial y nos proponen permanente una ciudad sin accidentes. Pensemos en las Marchas del Casco, en el diseño de señales viales para cuidarnos que nos han propuesto y que cada día nos siguen proponiendo, para que vecinos y vecinas nuestras transiten con tranquilidad y regresen a los brazos de sus seres queridos.

Aquellos Estudiantes Solidarios de Ecos no pudieron volver a sus casas; pero tenemos la oportunidad de advertir su ejemplo de entrega y mirar, escuchar atentamente y comprometernos con lo que mucho/as estudiantes de nuestra ciudad nos dicen permanentemente: manejemos con cuidado, volvamos a casa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here