El Ministro de Educación de la Provincia, Walter Grahovac, habló con Villa María Educativa sobre la plataforma educativa para docentes y el cambio en el dictado de las clases.

¿Pensar la virtualidad como complemento al modelo pedagógico presencial de enseñanza – aprendizaje?” ¿Comparte Ud. la premisa? ¿Cómo motorizar semejante cambio, ya que los primeros días de cuarentena fueron difíciles para nuestros maestros/as y alumnos/as?

“Compartimos la premisa de que la educación va hacia un modelo combinado entre la presencialidad y la virtualidad, esto nos va permitir reconfigurar los tiempos y las actividades fortaleciendo el proceso educativo.

Nosotros lo venimos pensado y poniendo en práctica hace unos años, desde 2014 con la puesta en marcha de las escuelas experimentales ProA que utilizan las nuevas tecnologías para aprender a programar pero además utilizan aulas virtuales para las tutorías, en el programa PIT para deportistas de alto rendimiento hacemos algo parecido y en la formación docentes, desde 2016 cuando creamos el Instituto Superior de Estudios Pedagógicos (ISEP) pusimos dispositivos combinados para las formación docente pos inicial, y posgrados para directivos y supervisores, de alguna manera el sistema educativo viene recorriendo un camino con el uso de las tics, es decir ya teníamos muchas escuelas con estrategias como parte de los programas educativos e iniciamos el trabajo con la formación docente.

De todas maneras, si algo ha quedado claro es que la pandemia nos ha puesto en una situación distinta: no es lo mismo algunas actividades con soporte de la tecnología digital a tener que educar en su totalidad de manera digital.  Reitero algo que menciono siempre, en la sorpresiva inmediatez con que el sistema educativo tuvo que responder al aislamiento preventivo obligatorio, realizando educación a distancia o remota y en modo virtual, todos estamos aprendiendo a hacerlo, docentes, alumnos y familias. Aprender siempre es un esfuerzo y significan aciertos y errores, por eso pido comprensión por los posibles errores y colaboración para sostener juntos el derecho a la educación”.

¿Cómo evalúa, incipientemente, los alcances de Tu escuela en casa? ¿Por qué es una Web y no una plataforma interactiva?

“Optamos por la Web porque en la urgencia de apoyar la labor de nuestros docentes era lo que estaba disponible y de rápido diseño y fácil acceso. Es una experiencia que va a desembocar en una plataforma interactiva y segura de vinculación de cada docente con su grupo de alumnos y a su vez de integración institucional.

A medida que fuimos avanzando agregamos además campos de conocimientos y modalidades que no estuvieron en la primera semana, como por ejemplo contenidos de educación técnica.

¿Se piensa, a futuro, en una formación del estudiante en materia de digitalización?

“Todos estamos aprendiendo en esta coyuntura. Estoy seguro que esta virtualidad forzada nos dejará un valor agregado que, si somos inteligentes, podremos capitalizarla para el beneficio de todos, pero si algo ha evidenciado la cuarentena son las desigualdades, de acceso a las tecnologías y de los capitales culturales de las familias. La escuela es moderadora de esas desigualdades y hoy está ausente en su forma histórica.

Por eso hoy aplicamos una evaluación formativa sin calificar, que nos permita obtener registros de los aprendizajes logrados y de los pendientes. Así, cuando volvamos a las aulas lo primero que deberemos hacer será un diagnóstico para ver en qué estado llegan los chicos y acompañar con estrategias al que viene retrasado o tuvo dificultades y no frenar al que tuvo mejor contención y viene a buen ritmo”.

Existe la posibilidad, dicho por el ministro Trotta y hasta por el propio Fernández, de que el ciclo lectivo 2020 tenga continuidad en el 2021. ¿Cómo se trabajaría esa posibilidad en relación a las promociones? Adaptación o adecuación de contenidos, afinar las currículas…

“En ese sentido nuestro sistema tiene algunas experiencias: la Unidad Pedagógica entre 1º y 2º grado de la primaria, el ciclo básico de las escuelas ProA, los PIT, la Jornada Extendida de primaria, la Unidad Técnico Pedagógica en las Escuelas Técnicas y el Nuevo Régimen Académico que nos ofrecen nuevas visiones organizativas de la escuela Secundaria.

Podemos implementar la Unidad Pedagógica de 3 a 5 grado de primaria o de 1 a 5 año en la secundaria e incluso aquellos contenidos que no lleguemos a trabajar por una cuestión de tiempo, los podremos trabajar en el siguiente año incorporándolos y realizando una selección de contenidos significativos.

La situación está planteada en aquellos niños, niñas o jóvenes que terminan 6 grado, 6 o 7 año de la secundaria. Allí si tenemos un problema que deberemos resolver no ahora sino un poco más adelante. Seguramente serán los primeros en retornar a las actividades presenciales porque son los que con más urgencias necesitan acreditar para pasar de nivel. En ello estamos evaluando posibilidades, alternativas de tiempo de enseñanza y contenidos a los efectos de poder acreditar la culminación del nivel y permitir el paso al nivel subsiguiente en cada caso”.

*Entrevista publicada originalmente en el mes de mayo de 2020 en la edición digital de Cátedra Libre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here