Frases tales como “equipara la brecha en relación a la igualdad de acceso” de los estudiantes y “sin el trabajo y el aporte económico de los docentes, no hubiera sido posible” dejan de manifiesto que la pandemia no sólo trajo sinsabores.

La App “el Vera Drive” es un claro ejemplo inclusivo con fuertes bases pedagógicas pensadas desde las nuevas formas de aprendizaje.

Entrevista con su directora, Viviana Gigante:

Sabemos directora del carácter inclusivo, y de seguimiento que la institución tiene para con sus alumnos ¿Qué les agrega la llegada de esta App a la vida pedagógica tanto a alumnos como a profesores?

“La llegada de la App a la es vida escolar, impactó comunitaria y pedagógicamente.

Desde una mirada comunitaria, fortalece la identidad institucional, la App es un dispositivo propio, pensado para nuestros estudiantes que no tienen acceso continuo y permanente a Internet, pero también y principalmente equipara la brecha existente en el sistema educativo en relación a la igualdad de acceso. Esto posibilita a los estudiantes con un bajo costo acceder a las clases con un dispositivo tecnológico innovador, eficaz y actual.

Pedagógicamente, la App ofrece al estudiante, la recepción diaria de dos o tres tareas, con consignas adaptadas para que el joven pueda realizarlas solo, teniendo en cuenta que no en todos los hogares hay un adulto escolarizado que pueda ayudarlo.   

A los docentes, por su parte, les ofrece la posibilidad de utilizar distintos formatos (Word, PDF o imágenes) para el diseño y planificación de sus clases, seguimiento de tareas a través de notificaciones y permite la devolución de una apreciación semanal de la tarea entregada por el estudiante. La carga de estos datos se puede realizar hasta seis días antes de la fecha pautada para la carga, ofreciéndole al profesor un manejo eficiente  de los tiempos”.

¿Cómo fue el trabajo que hicieron preceptores y docentes en la primera parte de la cuarentena? Antes de la llegada de la App: un desafío de recibir y emitir centenares de trabajos en formato foto, intuyo…

“Los primeros quince días,  la inmediatez primó, nos llevó a trabajar mediante grupos de WhatsApp que ya existían en los celulares de cada preceptor, desde hace varios años, era un medio de comunicación habitual.

Ante esta intempestiva realidad, estos grupos adquirieron una relevancia absoluta. Desde la dirección de la escuela siempre tratamos de preservar el número de teléfono de cada docente, es más, el grupo de WhatsApp de los preceptores fue creado por decisión de ellos, con mi anuencia y nunca tuvimos problemas de ningún tipo. A pesar de ello, cuidar ese “espacio” de privacidad, lo consideramos importante.

Los docentes enviaban semanalmente la tarea al profesor por esta vía, estos lo reenviaban a los alumnos y luego se realizaba la misma cadena de devolución, donde los preceptores adquirían una gran responsabilidad y horas de trabajo,  al subir al drive  cada imagen. Las horas de envío, recepción y compartir en drive, eran horas que desatendíamos a los estudiantes tantos docentes y preceptores. Esto me preocupada por dos motivos: el agotamiento que se iba alcanzar a corto tiempo, los celulares llenos de imágenes (más de 600 por día) y lo peor, el temor de que algunos estudiantes quedaran en el camino”.

¿Con esta aplicación, seguramente, se capitalizó tiempos para dedicarlos a los contenidos? ¿Cuáles son los aprendizajes primordiales que sobresalieron, más allá de tener que cumplimentar con los programas previstos?

“Con el correr de los días tuvimos que revisar las planificaciones y priorizar aprendizajes y contenidos, establecimos aquellos no negociables y en base a ellos se planifican las clases.

Lo primordial es trabajar a través de los aprendizajes el desarrollo de las capacidades fundamentales y el perfil del egresado.

Las primeras semanas fueron intensas, instalar el uso de la aplicación y la readecuación de planificaciones requirió del trabajo comprometido de los docentes y preceptores; sin el trabajo y el aporte económico de los docentes para colaborar con parte de los gastos, no hubiera sido posible. Y esto, lo agradezco enormemente, me enorgullece, me estimula a seguir…, porque los que formamos parte del “Vera” elegimos pertenecer a él; por la convicción de que siempre hay algo mejor por hacer y nuestra recompensa está cuando un estudiante egresa”.

Cuéntenos cómo recibieron las familias la llegada de la App, ya que tenemos entendido que la recepción sorprendió para bien…

“En las familias y estudiantes la recibieron expectantes y temerosos (N. de la R.: ver fotos de la entrega en estas páginas), pero poco a poco supo ganarse la confianza de los chicos ya es el Vera Drive la herramienta elegida y aprendida por las mamás de primer y segundo año”.

De acuerdo a la experiencia adquirida por su comunidad educativa en los últimos días, en relación a la virtualidad y el modo de enseñar ¿cómo se imagina el futuro mediato después de regresar al aula?

“Me cuesta imaginar ese regreso, la cotidianeidad escolar va a modificarse. El vínculo social, el pedagógico va a estar mediado por la distancia, distancia a la que no estamos acostumbrados, seguramente va a ver ausencias, porque los grupos van a disminuir en su cantidad de alumnos.

Transitar la escuela, implicaría volver a configurar una nueva dimensión institucional de las que tenemos pocas certezas y demasiadas incertidumbres”.

La Municipalidad prometió fortalecer tres puntos de conectividad en el barrio: escuela, Centro Vecinal y Municerca. Esto ayudaría y mucho a la agilidad de la puesta de la App

“Sin dudas, esto garantiza la continuidad con calidad de las trayectorias de cada estudiante del Ipetym N° 99 Rosario Vera Peñaloza y reivindica el trabajo y esfuerzo del  docente”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here