La escuela que viene: mitos y experiencias sobre innovación y tecnologías

0
107

El experto en pedagogía, Rui Lima, brindó una conferencia desde Portugal donde analizó “La escuela que viene”. La disertación abordó pedagogías, proyectos, innovación y tecnologías.

Fue organizada por la Unidad Temática de Educación de Mercociudades (UTE), en donde Villa María es la ciudad coordinadora. Esta nota, analizamos los puntos centrales de su charla: mitos, verdades y desafíos del “futuro en la educación”.

Rui Lima forma parte de una escuela primaria privada de Portugal, llamada Monte Flor, que reúne a 214 alumnos de entre 1 y 10 años.

“Los alumnos se conectan con el mundo real”

“Los alumnos se conectan con el mundo real, eso es lo más importante”, dice el experto al inicio de la disertación, sobre su escuela.

Así menciona cómo las personas que visitan la escuela se llevan diferentes tipos de percepciones de acuerdo a cuánto tiempo pasan en la institución.  

“Hay diferentes tipos de personas que visitan la escuela. Las que van un día dicen que es una escuela muy moderna, con muy buen edificio. Dicen que eso es lo que llama más la atención”, relata.

“Las personas que se quedan en nuestra escuela por dos días o una semana, piensan en la tecnología. Pero los que se quedan por más de un año, piensan que no es el edificio ni la tecnología, sino lo que hacemos con la tecnología y el edificio”, reflexiona.



Mitos de la educación del futuro

Rui Lima analiza diferentes tipos de mitos presentes en la comunidad educativa en torno a cómo debe ser el aprendizaje y la educación que viene en las ciudades.

– “Con los niños ricos yo también soy innovador”. Sobre esto, explica: “Muchas veces las personas piensan en innovación cuando piensan en tecnología. Pero la mayoría de los profesores innovadores no tienen tecnología, eso es porque vienen de la pedagogía”.

– “Como voy a innovar si no tengo tecnología”. Al respecto, explica que la tecnología no necesita “ser el centro del proceso educativo”.

– “Es difícil innovar con una clase docente envejecida”. Muchas personas piensan que por esto es difícil innovar, pero no es verdad porque la mayoría de profesores innovadores tienen experiencia y son los que no tienen miedo de arriesgar. Los más jóvenes a veces tienen miedo de arriesgar en los primeros años y por eso hacen lo tradicional”.

– “Debemos cambiar para motivar los alumnos”. Sobre el cambio, el experto aclara que “tenemos que cambiar” porque el mundo cambia, entonces la escuela “debe cambiar”.

– “El aprendizaje activo es una de las soluciones”. Lima analiza: “esto no va a mejorar los resultados en las evaluaciones, el aprendizaje activo puede hacer mejores resultados. Pero lo que se quiere es que los niños desarrollen otras competencias, otros skills, que no los vamos a ver en las evaluaciones”.  

La escuela que viene: ¿Qué ha cambiado?

El experto se pregunta además sobre que aspectos han cambiado en las escuelas. Uno de ellos es, para él, la importancia que le otorgamos a las tecnologías en nuestras vidas y cómo nos comunicamos.  

“Los niños también han cambiado, hay niños que tienen una relación fuerte con la tecnología. Hay que pensar que son muy autónomos en la tecnología, pero muy poco autónomos en el resto de las cosas”.

¿Cómo responder ante estos cambios? El profesor piensa en la construcción de ambientes educativos innovadores, pero pensando primero “en la pedagogía y después en las herramientas y los dispositivos”.

Es decir, espacios más flexibles que nos permitan cambiar algunas prácticas. Su experiencia es a través de proyectos.

Por otro lado, invita a pensar en desarrollar en los y las estudiantes las habilidades creativas, de lectura e interpretación. No sólo en habilidades vinculadas a la ciencia y a la tecnología.  

“Necesitamos de nuevas ideas, de pensar en la autonomía de los alumnos. La educación es un proceso de vida, no de preparación para la vida futura. Debemos utilizar lo que los pedagogos de la primera mitad del siglo XX nos han enseñado”, asegura.

Trabajo de proyectos

“Mi forma de trabajo es trabajo de proyectos que no es lo mismo que trabajo de grupo, el trabajo de proyecto supone muchas etapas y planificación y preparación antes de empezar”, explica.

Su experiencia es este tipo de trabajos, a través de proyectos donde se utilicen calendarios, lluvia de ideas y diferentes métodos de gestión.

“Todos los días que trabajamos por proyectos, empezamos preguntándonos que hemos hecho, que queda por hacer, cuáles son los obstáculos que hemos encontrado”.

Y agrega: “Lo más importante es el proceso. En un proceso de aprendizaje lo más importante es el aprendizaje”.  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here