Escribe: Lic. Ma. Cecilia Bazzanella (Dtra. Instituto Secundario Bernardino Rivadavia)

Cuando pensamos como Equipo de Gestión, en la idea de posicionamiento, organización, planificación, prácticas de enseñanza… tengo en cuenta los sentidos que regulan los discursos. ¿Cómo nos posicionamos ente una situación tan inédita?

En este momento, nos encontramos ante el cuestionamiento de los marcos institucionales, por lo que es importante reconocer el carácter institucionalizante que tiene la escuela en esta etapa de Aislamiento Preventivo, Social y Obligatorio. Fueron pasando los días y nuestro trabajo es otro, en términos de mirar la escuela atravesada por la pandemia; Sandra Nicastro apela al concepto de lo “obvio”;  se pregunta sobre lo que es obvio y lo que no es obvio.  Jacques Lacan, es común que lo obvio pase desapercibido, precisamente por obvio. Entonces, es obvio que no podemos ir a la escuela, pero es obvio que la premisa fue dar continuidad pedagógica o asegurar dicha continuidad en la casa;  lo que no es obvio, es que la casa se convierte en lugar de trabajo.  Vamos a tratar de pensar el trabajo que realizamos actualmente como Equipo, en donde hoy estamos tomando otra forma de pensar, de realizar la tarea; una tarea que implica habitar él mientras tanto… Vuelve pero no sabemos cómo…

Dejar en suspenso algunas certezas, ensayar unos modos de intervención que quizás no sea lo suficiente, mas allá de eso, lo que sí está claro es que estamos todos acompañándonos… Equipo Directivo, Equipo de Educación, Docentes, Directores de Curso, Administrativos, Padres, Estudiantes; en donde no sólo hay movimientos entre sí, sino con los otros.

Analizar la tarea del Equipo Directivo, nos lleva a la idea de colectivización de la Institución Escolar, necesidad de tener en cuenta los rasgos de la época. El autor Castell caracterizó a esta época con una mirada fragmentada en el tiempo y el espacio;  etapa vulnerable con significativas singularidades. “En la escuela el directivo en tiempos de Pandemia apuntala a las relaciones colectivas, trabajo en sentido con otros y a otros”.

Ahora bien… ¿Qué significa vincularnos?

Nos preguntamos por un significado, por un detalle,  por lo que no es obvio;  forma parte del ejercicio de seguir pensando, en clave de colectivización de las evidencias en un contexto como el de hoy, ¿Cómo se constituye lo colectivo si vamos repitiendo las experiencias? ¿Cómo respondemos al reclamo y necesidad de espacios y tiempos para intercambiar entre los colegas, con otros?  Sabemos que las reuniones de Zoom no son lo mismo. Porque en realidad estamos conectados, pero no vinculados. Pero sabemos todo lo que significa la idea de pensar el dispositivo institucional, sus propósitos, sus objetivos, estrategias metodológicas que se encuentran inscriptas en un Sistema Educativo y, a su vez, en una Política Educativa. El trabajo que tienen los directivos es intencional, político.  Implica detenernos, interrumpirnos a nosotros mismos, a los estudiantes, a las familias; lo mutuamente compartido incide en la posibilidad de pausar y desarrollar los mundos que se superponen y que parecen dar por sabido más de una cuestión llevada a la situación actual.  Creemos  que hay algo de orden que se interrumpe. Por ejemplo, cuando nos encontramos haciendo memoria sobre qué decisiones tomar para seguir enseñando en modalidad cuarentena, en reuniones con el Equipo Técnico y Directores de Curso, cuya primera meta fue ingresar a los 1831 estudiantes a la plataforma virtual, luego realizar el control y seguimiento sobre si los estudiantes se encontraban trabajando; aquí todos somos pilar para el andamiaje de la tarea y para mantener el vínculo con la familia y con cada integrante de la Institución…

¿Cómo llegamos hasta acá?, nos preguntamos, ¿Transitando lo ya dado o reinventando lo realizado?

Hacemos memoria para repensar las maneras, las modalidades; nosotros lo hacemos de esta forma, como los sujetos en sí, en lo que está nos apoyamos. También pensamos con otros, nos diferenciamos; diferentes modos de abordar y así reconocer en la diferenciación de colegas, y allí aparece la pregunta ¿opera como una fuente de fortalecimiento.

Fernando Ullola encuentra, o hace referencia a los tropiezos. Por lo que ha expresado compartiendo, colectivizado las experiencias. Ese pensar con otros opera como un punto de reparo, lo cual fue muy significativa para nosotros… nuestro equipo se consolidó en eso.

Se suma un relato donde uno se siente nombrado, se encuentra escuchado, en un decir, nosotros como conclusión de sostén afectivo. El autor Rosanvallon hace referencia a entender particularmente, ver en clave de lectura lo que hacen.

Hay marcas institucionales, están conmovidas las expectativas que uno tiene sobre el otro. Hoy es una condición de vida la particularidad, la presencia se reúne en algunas preguntas ¿a qué  estudiantes le estamos hablando?,  ¿a qué profesor?;  imaginamos el estudiante un su casa,  si se hacen, o no, preguntas, al mismo tiempo esta situación requiere de prudencia,  humildad, paciencia… no queremos invadir, pero que sepan que estamos ahí, donde la tarea que se convierte un mensaje, en un acompañar. 

Ser Directivo hoy implica tomar una posición de muchas preguntas, que exceden lo clásicamente escolar; profesores, padres, gobierno de la institución conversando sobre una situación de trabajo, pero que al mismo tiempo invitan a generar propuestas que se traducen en crecimiento profesional. También tener criterio de realidad para el cuidado de cada uno y del otro, de los otros… Nada de todo esto se puede pensar solo… siempre con otro.

Definir y construir condiciones institucionales, trabajar sobre la brecha entre lo ideal y lo real esperando lograrlo, se trata de una dinámica propia del trabajo.

Convertir condiciones institucionales sostiene las tareas educativas imprescindibles, algunos de esos desafíos se mueven en una dinámica acabada,  reglas situadas que son pensadas en el caso a caso, las mediaciones no están construidos de ante mano, los Directivos trabajamos a través del diseño, porque trabajamos en una organización. También trabajamos sobre la definición del tiempo. Del cuidado de condiciones particulares, vamos tomando decisiones que organizan,  construyen condiciones y generan mediaciones. La información, supone aquí, que es más que una lista, es un provocador que nos ayuda a pensar con cuidado y que no se genere más desigualdad. Aquí juega un rol importante el Gobierno de la Institución en el acompañamiento a todos los directivos, porque entre la comunicación y los recursos, fue un provocador que nos ayudó a pensar, diseñar, organizar…

Otra cosa, el acompañamiento a las clases donde  la intervención del Equipo Directivo fue potente, que implico el dictado de clases por Zoom y permitió el encuentro con los estudiantes, un volver a verse… Reconociendo miradas, ahí la escuela andamia la tarea ligada a la empatía, al miramiento con amorosidad, mediación que los directivos tienen entre manos, por suerte…

Hoy se trabaja a corto plazo, en un tiempo sin parámetros, en un tiempo de hacer experiencia, de hacer que nos pase algo,  que nos pase experiencia de vida, acompañarnos y sostener el vínculo en este tránsito. Pronto volveremos…

Bibliografía:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here