Gentileza Revista Claves

El doctor Pablo Gornitz hace referencia a la actualidad de la pandemia y traza retazos de pareceres sobre la investigación y el comportamiento social.

Se manifiesta preocupado sobre la actualidad de la salud en Córdoba y, en su rol religioso, llama a tener fe “aunque el futuro es hoy”, dice.

¿Al ser parte del eslabón de la salud local, cómo observaste el comportamiento social frente a la cuarentena y el aislamiento?

“Creo que estamos en una etapa de aprendizaje, antes no hemos vivido algo similar y, a de a poco, la sociedad va incorporando costumbres que, probablemente, perduren en el tiempo.

Toda adquisición de hábitos lleva su tiempo y, por supuesto, siempre hay transgresores… La sociedad, en su conjunto, creo que se ha comportado responsablemente, y es en lo que debemos hacer foco y, para aquellos transgresores, hay que aplicar todas las normas vigentes, y tratar de que, cada vez, sean menos”.

¿Cómo evalúa los pasos que siguieron Córdoba y Villa María flexibilizando las actividades?

“En cuanto a esto, es muy difícil hoy juzgar si está bien, o no, es algo que estamos escuchando todos los días, en relación al juzgamiento de las personas que toman las decisiones, y que implementa, las medidas. Decididamente creo que el grupo de personas que les está tocando la difícil tarea de analizar datos, y sobre esos datos, tomar conductas, está obrando del mejor modo posible. Seguramente habrá fallas, y de esas fallas, surgirán enseñanzas para tomar nuevas acciones”.

¿Cuán difícil será encontrar un paliativo para este virus mediante la investigación? Algunos especialistas hablan de que no será a corto plazo o se lo observa muy lejano….

“Podríamos incluir también tratamientos curativos…. Hay que decir que es increíble lo que el mundo está logrando: pareciera una eternidad pero son muy pocos meses, y en estos pocos meses se ha trabajado sobre vacunas, sobre distintos protocolos farmacológicos (remedios), el aislamiento de anticuerpos que se podrían utilizar para tratar a las personas que se encuentren gravemente enfermos, de plasmas de convalecientes, y así muchísimos otros proyectos que están siendo evaluados. Creo que la humanidad está sabiendo responder. Lo que tenemos que estar preparados es para nuevas amenazas y que esto, también, nos sea de utilidad para que los problemas que trascienden a un gobierno o a un país, se pueda estructurar la investigación para que los resultados sean logrados en el menor tiempo posible, optimizando los recursos disponibles”.

Epidemiologist in protective suit, mask and glasses works with patient swabs to detect specific region of 2019-nCoV virus causing Covid-19 viral pneumonia. SARS-COV-2 pcr diagnostics kit concept.

La pandemia desnudó una situación crítica del sistema de salud privada de la ciudad, y más aún de la región, donde, por ejemplo, hay sólo dos clínicas privadas a cien kilómetros a la redonda (Bell Ville y Marcos Juárez). Esto dicho por el propio Pablo Rosso. ¿Qué opinas al respecto?

“Muchas veces se ha dicho que la salud está enferma, prueba de ello es que, si observamos, las localidades de la provincia de Córdoba, la segunda provincia en riqueza a nivel nacional, vemos que la mitad de sus poblaciones carecen de servicios de internación. Una amenaza, como la que estamos viviendo, por supuesto agudiza la situación crítica que se venía viviendo, y si no se arbitran medidas económicas será muy difícil que algunas instituciones puedan sobrevivir. Esto no sólo va a perjudicar a los dueños de las clínicas sino que va a perjudicar a sus trabajadores y a las poblaciones donde se prestan los servicios asistenciales”.

Distintas opiniones marcan que el mundo no será igual después de esta pandemia. Además de profesional de salud, sos referente religioso de una comunidad. ¿Cómo será “el día después” desde tu punto de análisis?

“Podemos imaginarnos el futuro pero… el futuro es hoy. Vemos que hoy lo que estamos viviendo era inimaginable meses atrás. Como decís tengo participación en una institución de salud, y en una institución comunitaria religiosa, como lo es la Sociedad Israelita Villa María. Siempre debemos tener fe: fe en la persona, fe en la sociedad y, por mi creencia, fe en Dios. Siempre esperar que el futuro sea mejor. Ahora, para que ese futuro sea mejor, los hombres, son claves y hay que trabajar y aprender de lo que hemos vivido, o lo que estamos viviendo y sufriendo, para que ese futuro sea mejor para nosotros y nuestros hijos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here