Mateo Salvatto es el creador de la aplicación “Háblalo” para personas con discapacidad auditiva.

Mucho se habla de la incorporación de las tecnologías al sistema educativo, pero se observan avances y también retrocesos en ese sentido…

“Siempre digo que lo que debería suceder es que se apueste por la educación tecnológica, es la estrategia en la que tenemos que pensar como país para ingresar en la cuarta revolución industrial; estamos metidos pero nos falta mucho. Los chicos que hoy entran a la primaria van a ser la fuerza laboral de argentina hasta 2080 (…), el futuro ya se vino y si miramos un poco hacía los países más desarrollados en ese ámbito la estrategia central siempre fue la educación”.

¿Cómo nos insertamos con las dificultades políticas, sociales y económicas de nuestro territorio, con las desigualdades existentes entre las diferentes provincias?

“Es uno de los puntos centrales del debate, cuando uno dice que hay que incorporar más tecnologías a las aulas siempre se plantea el no tenemos Internet, no tenemos para comer… cómo vamos a enseñar programación, lo cual es un argumento lógico. Pero siempre planteo que en Argentina, que tiene muchas de las desigualdades típicas de Latinoamérica, encontramos, a nivel tecnológico, un panorama bastante positivo, si lo comparamos con países de la región es número uno en potencialidad tecnológica del mundo.

Tenemos que empezar a plantear una reestructuración (…), lo bueno que tiene la programación es que es una herramienta más fácil de fomentar y de meterle a los chicos el bichito de aprender matemática mediante su aplicación, más que con una hoja de ecuaciones. Ahí se genera el doble rol de la programación, necesitamos más matemática y a su vez la programación genera más interés por las matemáticas (…)”.

Argentina tuvo su Conectar Igualdad, programa que terminó siendo sustituido por otro que no tuvo el desarrolló prometido… “Es un poco lo que le crítico a la Argentina, uno de los problemas que tenemos es que hacemos un River-Boca de todo y hay ciertos factores en los que no hay lugar a debate. No hay un River-Boca de la tecnología y la educación (…).

Hubo políticas buenas, hubo malas… Tenemos distintas iniciativas provinciales, casos de éxito muy importante que marcan un poco la cancha y muestran que en el país se puede hacer. En Posadas (Misiones) hay una escuela de robótica que es modelo para todo Latinoamérica, es del sector público y es un caso de éxito tremendo; también tenés los clubes sociales de innovación en provincia de Buenos Aires, arrancaron hace un par de años, funcionan buenísimo y capacitaron  a un montón de chicos en programación.

Veo y soy crítico, son muchas políticas aisladas que no se tocan en ningún momento y no confluyen en nada que marque un camino, ese para mí es el error. Creo que nos falta el consenso en estas cuestiones que se son tan claves para el futuro de un país”.

Frente a este escenario, ¿Cuál sería el rol de los docentes?

“No soy experto en educación, lo que diga es una opinión personal, pero me parece que lo que tenemos que empezar a plantear es un cambio estructural en cómo vemos el futuro del país, siempre montados sobre la tecnología. No hay forma que la tecnología no esté presente, no hay forma de evitarlo… uno de los pilares claves es la Educación Tecnológica, ¿pero cómo hacemos para que ella llegue y se instale?.., con docentes capacitados en tecnología y ahí, entonces, tenemos todo un proceso de no solamente capacitar a los capacitadores en lo que son los contenidos tecnológicos sino que además tenemos todo un laburo de fomentar carreras técnicas. Un poco lo que creo es que tenemos que comenzar a pensar y hasta repensar la formación docente.

El concepto central de la tecnología es que es transversal, no es lo mismo aprender historia de un libro que aprender historia con realidad virtual, no es lo mismo aprender matemática con 100 ecuaciones que con resolución de un software”.

¿La programación debería estar dentro de la currícula escolar de igual modo que está la matemática?

“Alguna vez dije que la programación es la matemática del futuro y muchos interpretaron  que decía que había que sacar matemática y poner programación. Eso es todo lo contrario a lo que dije: me refiero a que la matemática tiene un peso clave en la formación de todo el mundo, lo tuvo siempre y recién eso lo entendemos cuando crecemos y salimos de la escuela. Todos en la escuela tuvimos matemática, todos o casi todos incorporamos matemática y alguna vez dijimos por qué tengo que estudiar esto si no me gusta, yo quiero ser abogado, que me importa a mí y los profesores te decían porque te va a servir para el futuro y tenían razón porque la matemática te ayuda a pensar de una manera, te abre la cabeza, te incorpora cierto pensamiento sistémico…”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here